Yo Naci en Convención.  

​Yo nací en Convención NS en donde   pasaba mis vacaciones.  Vivi hermosos años donde la familia era el comienzo de todo. No había dramas porque las situaciones se cortaban de raiz …y borrón y cuenta nueva. 

Si te portabas mal te daban un correazo (o varios, jajaja) y si te ponías malcriado te reventaban la boca. Los niños no discutían con sus padres, los padres eran la ley. Los primos eran tus hermanos y los compañeros de colegio tus primos, los maestros eran modelos; Y ayy del que les faltara el respeto! 

Me enseñaron a saludar, a despedirme, a decir gracias y a pedir permiso y el lenguaje de los ojos. 

Salíamos a jugar a la calle todos juntos, toda una aventura, nos subíamos a los árboles a coger guayabas, jugabamos a la comidita,  saltabamos lazo,  haciamos reinados, bautizabamos las muñeca al bate, yerbis, al escondite, al brinkin, a congelao, stop etc. Podíamos caminar de arriba abajo a montar bicicleta (monareta)  bueno el que la tuviera e íbamos a casa de un amigo.

Comíamos lo que nuestras madres cocinaban, PUNTO! Comimos arroz con pollo, frijoles, lentejas, pollo con papas fritas o plátano maduro, pescado, sopa de frijol el helado lo comprábamos donde Juyo Perez .  Y ni se diga de las panochas calientes de donde Miro Amaya o donde Rodrigo. 

No teníamos miedo a nada y respetábamos a nuestros ancianos. Se nos enseñó el respeto por los demás y por la propiedad ajena. 

Como niño, no se hablaba si un adulto estaba hablando. Si alguien tuvo una pelea, fue una pelea de puños. Los niños no teníamos armas cuando crecimos, excepto revólveres de palo o de fulminantes para jugar de vaqueros! Cómo gozábamos!!!

Cuando se hacía de noche sabíamos que era hora de entrar. Nos encantó ir a la escuela porque teníamos amor, cariño y respeto por los maestros y teníamos la dicha de ver a nuestros amigos. iAy del que le faltara el respeto a un maestro!

Miramos a nuestro alrededor, de la boca de nuestros ancianos escuchábamos historias y consejos porque sabíamos que si le faltábamos el respeto a algún adulto nos darían una nalgada, un correazo, con el rejo, la chancleta o con la mano, una pela!

Cuando llegaba un helicóptero al hospital Benito Ovalle o al ColNal todos los niños salíamos corriendo para verlo. Ni se diga de bañarse en el aguacero,  eso era diversión pura.

Nos encantaba ir a la plazuela a mirar los partidos que allí se realizaban por las noches, ha sentarnos en las esquinas a reírnos de nuestras travesuras, ir por las casas a tocar el timbre y salir corriendo eso si que era adrenalina. En fin son tantas cosas que quisiera seguir contando.

Nos metíamos a la casa de nuestros vecinos y la mamá nos daba comida a todos, nadie cogía nada sin permiso y no se hacía tanto desorden porque siempre nos ponían a recoger.  Conocíamos a todos los de la cuadra y todos nos echaban ojo. 

Como quisiera que pudieramos volver a esos tiempos porque estamos perdiendo a nuestros hijos en una sociedad sin respeto a la autoridad, la compasión y sensibilidad por los demas.

Si estás de acuerdo Re-post. cambiando donde creciste. Si te sientes orgulloso de que vienes de una familia unida y cerca de la comunidad, repostea y nunca olvides de donde viniste!

(Lo copie, lo pegue y le agregue)

Anuncios